Las seis grandes exposiciones de otoño y cómo hacerlas


El arte puede asustar a la gente. También puede enfurecerlas, y en medio de nuestras propias guerras culturales llenas de saliva, he aquí un recordatorio de adónde puede llevar toda esa furia. En la capital cultural de Suiza, el Kunstmuseum de Basilea expondrá próximamente 87 obras salvadas de la hoguera de pinturas modernistas que siguió a la exposición de Arte Degenerado, que odiaba la modernidad, de los nazis. Estas piezas fueron compradas a los nazis en una subasta en lo que fue un acto controvertido en su momento, como reconoce esta nueva muestra, Modernismo Náufrago. Sin embargo, no hay duda de la talla de lo que se salvó: Picasso, Gauguin, Kokoschka y Chagall figuran en la muestra. Aún más conmovedoras serán las obras de artistas más jóvenes cuyas carreras fueron aplastadas por los nazis, como la de Elfriede Lohse-Wächtler, asesinada en un antiguo hospital psiquiátrico en 1940. La comisaria, Eva Reifert, no quiere establecer paralelismos entre 1937 y la actualidad. «Es difícil trasladar ese momento concreto a lo que estamos viviendo ahora», afirma. Pero eso no disminuirá el impacto emocional de las obras, especialmente el anguloso y angustioso Descendimiento de la Cruz de Max Beckmann y El destino de los animales de Franz Marc, ambientado en un bosque consumido por el fuego.(Del 22 de octubre al 19 de febrero; 23€; kunstmuseumbasel.ch)

The bar at Hotel Nomad

Más allá de la exposiciónLa otra visita obligada en Basilea es la Fundación Beyeler -en los suburbios del este de la ciudad- gracias a una colección que abarca desde los deslumbrantes lirios de Claude Monet hasta los inquietantes retratos contemporáneos de Marlene Dumas (22 €; fondationbeyeler.ch).

Vuelva al centro de la ciudad para disfrutar de un festín gastronómico en la brasserie francesa Au Violon, que ocupa una antigua prisión preventiva (tres platos desde 34 €; au-violon.com).

A diez minutos a pie se encuentra el Hotel Nomad, un bloque de apartamentos reconvertido de los años 50 con habitaciones de diseño (habitaciones dobles desde 126€; nomad.ch)

A self-portrait by Lavinia Fontana (1579)

2. Maestros en Viena

Una de las primeras exposiciones que se pueden ver en Idols & Rivals, una nueva muestra en el Kunst Historisches Museum (KHM), es un jarrón griego de 2.500 años de antigüedad. Está firmado por el pintor ateniense Eutimides, pero lo que ha escrito en el reverso sobre su rival Eufronio es mucho más interesante: «Como Euphronios nunca [habría sido capaz de pintarlo]», cacarea.

«La competencia siempre ha desempeñado un papel importante en el arte», explica la comisaria, Gudrun Swoboda. Para ayudar a demostrarlo, ella y sus colaboradores han saqueado las colecciones de categoría mundial del KHM antes de añadir 60 préstamos internacionales, entre ellos obras de Miguel Ángel, Cellini y Tintoretto. La historia que se combina para contar no es simplemente la de los contemporáneos que compiten por el reconocimiento; otros concursos fueron intensamente privados. Resulta especialmente llamativa la yuxtaposición entre la Mujer con abrigo de piel de Tiziano, de 1535, y el tierno retrato de Rubens de su esposa, Helena, igualmente envuelta en piel. Rubens pintaba un siglo después de Tiziano y había visto -y copiado- la obra anterior. ¿Acaso hizo alarde de su nuevo logro ante el mundo? «No, era una obra muy íntima», dice Swoboda. «Todavía colgaba en su casa después de su muerte».(Del 20 de septiembre al 8 de enero; 18€; khm.at)

Altstadt Vienna hotel

Más allá de la exposición¿Tienes hambre? Diríjase a &flora. A unos cinco minutos a pie del KHM, este nuevo y animado restaurante apuesta por la verdura, trata la carne como una guarnición y utiliza las hierbas de su jardín en la azotea (platos para compartir a partir de 10 €; undflora.at).

Una vez que hayas repostado, dirígete al Albertina, el gran rival del KHM en cuanto a arte de éxito este otoño. En él se exponen 50 obras incendiarias de la sensación de los años 80 Jean-Michel Basquiat (hasta el 8 de enero; 16€; albertina.at).

Cerca de allí, el elegante y artístico hotel Altstadt Vienna tiene suelos de parqué que crujen y preciosas vistas a la iglesia. (B&B dobles desde 155€; altstadt.at)

Obras de Wolfgang Tillmans en el Museo de Arte Moderno de Nueva York

3. Tillmans en Nueva York

Desde que Wolfgang Tillmans fue galardonado con el premio Turner en el año 2000, su trabajo en fotografía, vídeo y otras formas de creación de imágenes ha sido objeto de grandes exposiciones en museos. Es sorprendente que Nueva York haya tardado tanto tiempo en ofrecer una retrospectiva del artista alemán, pero finalmente el Museo de Arte Moderno de la ciudad (MoMA) le ha obligado. En su sexta planta, «Mirar sin miedo» recorre la extraordinaria amplitud de una carrera polifacética en nada menos que 350 obras. «Quería crear diferentes ritmos entre las salas», dice la comisaria, Roxana Marcoci, y su presentación es tan variada como los temas de Tillmans. Se pueden ver fotografías gigantes del suelo al techo y densas constelaciones de imágenes más pequeñas, además de Moon in Earthlight, un nuevo paisaje sonoro basado en imágenes que dura 53 minutos. Una cosa, sin embargo, no cambia: la mirada honesta, inquebrantable y subversiva de Tillmans. (Hasta el 1 de enero; 21€; moma.org)

MoMA’s Modern Bar Room

Más allá de la exposiciónEl MoMA facilita el almuerzo por cortesía de una serie de cafés y restaurantes, entre ellos el Modern Bar Room, donde los platos incluyen polenta con setas de trompeta negra (platos principales desde 21€).

Más tarde, los aficionados a los comedores solitarios y al parpadeo del neón deberían dirigirse al otro lado de la ciudad, al Meatpacking District, donde el Whitney Museum of American Art expondrá próximamente los cuadros neoyorquinos de Edward Hopper (del 19 de octubre al 5 de marzo; 21 £; whitney.org).

También se encuentra aquí el moderno hotel Standard, de 18 plantas, cuyos ventanales dan al río Hudson y al paseo High Line. (Habitaciones dobles desde 287 libras; standardhotels.com)

El Museo Estatal de Arte de Copenhague

4. Copenhague se tiñe de carmesí

El mundo tardó años en despertar a L’Atelier Rouge (Estudio Rojo) de Henri Matisse; no fue hasta que el MoMA de Nueva York compró el cuadro en 1949 que una generación de artistas fue alertada del poder del color monocromo. La obra maestra de Matisse de 1911, que representa su estudio parisino inundado de rojo veneciano, llegará el mes que viene al Museo Estatal de Arte (SMK) de Copenhague. La acompañarán varias de las obras contemporáneas que colgaron en su estudio, además de nuevas investigaciones que demuestran que la composición fue todo menos premeditada: todo ese rouge decisivo y valiente fue un acto de borrado tanto como de creación: Resulta que Matisse estaba sobrepintando una versión anterior de la escena. «Hoy en día, la obra nos sigue pareciendo fresca y radical», afirma la conservadora jefe e investigadora principal, Dorthe Aagesen. Si se combina con la excepcional colección permanente de obras de Matisse del SMK, se puede disfrutar de un placer de principios del siglo XX. (Del 13 de octubre al 26 de febrero; 14 libras; smk.dk)

Dishes at Sanchez at the Torvehallerne

Más allá de la exposición Diríjase a la sala de comidas de Torvehallerne para disfrutar de un tentempié a base de tacos diseñados por la antigua pastelera del Noma, Rosio Sánchez (desde 5 €; lovesanchez.com).

Entonces no estarás lejos de una nueva exposición de pinturas abstractas y esculturas imponentes de Sean Scully en el Museo Thorvaldsens (hasta el 5 de marzo; 10€; thorvaldsensmuseum.dk).

Situado en un lugar bastante práctico, casi exactamente entre ambas galerías, el luminoso y animado 25Hours Hotel alberga un gran bar y restaurante de ambiente, de los que nunca quieres dejar. (Habitaciones dobles a partir de 138 libras; 25hours-hotels.com)

View from the Trocadéro

5. París se vuelve prehistórico

En una ciudad repleta de creaciones de los siglos XIX y XX, he aquí un ángulo fresco del impulso artístico de la humanidad: una exposición de obras de los siglos 400 a 150 antes de Cristo. Por cortesía del Museo del Hombre del Trocadero, dedicado a la antropología, 90 esculturas portátiles u objetos religiosos se combinarán con recreaciones digitales inmersivas del arte rupestre para mostrar nuestro repentino florecimiento prehistórico. Los que esperen una visión eurocéntrica se sentirán decepcionados: junto a las estruendosas manadas de caballos de las cuevas de Lascaux se verán vívidas evocaciones de peludos cerdos indonesios y ágiles antílopes sudafricanos. Tampoco espere opiniones condescendientes sobre el arte primitivo de los primitivos. «Como dijo Picasso, no hay progreso en el arte», argumenta Aurélie Clemente Ruiz, directora del museo. «Las personas que crearon estas obras eran verdaderos artistas. Tenían una experiencia considerable, en la preparación de su superficie, en la creación de sus colores y en la composición de sus imágenes.»(Del 16 de noviembre al 22 de mayo; 10€; museedelhomme.fr)

● Las mejores cosas que hacer en París● 16 ciudades europeas para visitar este invierno

Más allá de la exposiciónPara un almuerzo gastronómico a un precio razonable, cruce el río Sena hasta Au Bon Accueil. Sus menús de tres platos ofrecen delicias como los contundentes guisos de ternera y una pavlova con mousse de coco, fruta de la pasión y limón filipino (33 €; aubonaccueilparis.com).

Desde allí se puede ir andando hasta el Museo del Quai Branly, donde encontrará más arte fabuloso fuera de las tradiciones occidentales modernas, con el foco en las culturas indígenas de África, Asia, Oceanía y América (8€; quaibranly.fr).

También en las cercanías, el pequeño y bonito Hôtel du Champ de Mars forma parte de un encantador barrio gastronómico centrado en el mercado de la Rue Cler. (Habitaciones dobles a partir de 165€; hotelduchampdemars.com)

The Los Angeles County Museum of Art

6. Arte surcoreano en Los Ángeles

Desde los llamativos coches eléctricos de Kia hasta la delirante música K-pop y el mordaz humor negro de la película de Bong Joon-ho, Parasite, el diseño y la cultura surcoreanos están claramente en su momento. El momento de una nueva exposición titulada The Space Between: Lo moderno en el arte coreano no podía ser mejor. La exposición, que se celebra en el hermoso y espacioso Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA), pone de manifiesto un largo tira y afloja creativo del siglo XX entre la tradición y la modernización, con la tinta antigua por un lado y la pintura al óleo y la fotografía por otro. «Al principio parecía una situación de dos o tres», dice la comisaria, Virginia Moon. Sin embargo, a lo largo de 130 obras, espera demostrar cómo la cultura del país se convirtió en «un espectro casi infinito de amalgamas» entre influencias extranjeras y autóctonas. Busque la obra de Quac Insik, un descarnado y elocuente agujero de bala en vidrio alambrado de 1962, y la casi hipnóticamente serena Mujeres y tarros, pintada por Kim Whanki durante la Guerra de Corea.(Hasta el 17 de febrero; 21€; lacma.org)

La République in LA

Más allá de la exposiciónDescubra el Museo de la Academia de Cine, al lado del LACMA. Entre sus inesperados tesoros se encuentran las notas de los directores de casting sobre Scarlett Johansson, Matthew McConaughey y otros antes de que fueran famosos.

Siga con un almuerzo en La République, una cafetería, panadería y bar dentro de un edificio que fue propiedad de Charlie Chaplin (ensaladas desde 15€; republiquela.com).

En el Hollywood Boulevard, el Hotel Roosevelt tiene un pedigrí similar al de los años 20 para complementar una animada escena junto a la piscina. (Habitaciones dobles desde 209 libras; thehollywoodroosevelt.com)

Suscríbete a nuestro boletín Times Travel y síguenos en Instagram y Twitter


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *