El New York Times critica el patrimonio de Charles, que «hace dinero

El New York Times critica el patrimonio de Charles, que «hace dinero

El New York Times ha criticado los beneficios económicos del patrimonio del Rey en la última década, en un momento en que el uso de los bancos de alimentos en Gran Bretaña se duplicó debido a los altos niveles de pobreza.

El periódico señalaba que Carlos «pasó medio siglo convirtiendo su patrimonio real en una cartera de mil millones de dólares y en una de las más lucrativas fuentes de dinero de la familia real».

El informe añade que Carlos desempeñó un papel importante en el desarrollo del patrimonio privado conocido como el Ducado de Cornualles. El equipo de gestores que reunió en los últimos diez años, señala, hizo que el valor y los beneficios de la cartera aumentaran en torno al 50%.

Laura Clancy, autora de Running the Family Firm: How the Monarchy Manages Its Image and Our Money, declaró al periódico: «El ducado se ha ido comercializando constantemente en las últimas décadas. Se gestiona como una empresa comercial, con un director general y más de 150 empleados». Clancy añadió que antes se consideraba simplemente un «montón de tierras de la nobleza».

El Ducado de Cornualles se creó en 1337 para financiar al heredero al trono. El Príncipe de Gales no tiene derecho al producto o beneficio de la venta de los bienes de capital, y sólo recibe los ingresos anuales que éstos generan.

Charles se hará cargo de la cartera de inversiones y tierras de su madre y heredará una parte de su fortuna personal.

The royal author Laura Clancy said the duchy had been “steadily commercialising” over the past decades

El New York Times informó de que el estilo de vida del rey Carlos, «palacios y polo, ha alimentado durante mucho tiempo las acusaciones de que está fuera de contacto con la gente común. Y a veces ha sido el símbolo involuntario de esa desconexión».

El artículo crítico se aparta de la cobertura abrumadoramente positiva y cálida de la familia real por parte de la prensa mundial desde la muerte de la Reina. La propia portada del New York Times del viernes hablaba de ella como «el espíritu de Gran Bretaña» y un artículo adjunto describía a Carlos como «un Rey seguro de sí mismo».

El artículo de ayer, escrito por Jane Bradley y Euan Ward desde Londres, decía que el Ducado de Cornualles había estado «generando decenas de millones de dólares al año» y lo había «hecho sin pagar impuestos de sociedades como la mayoría de las empresas en Gran Bretaña están obligadas a hacerlo, y sin publicar detalles sobre dónde invierte el patrimonio su dinero».

El periódico señalaba que el aumento de la riqueza del rey Carlos y de la familia real en la última década se produjo mientras muchos en el Reino Unido luchaban por llegar a fin de mes.

Según la Fundación Joseph Rowntree, el 22% de la población británica (14,5 millones de personas) vive en la pobreza. De ellos, 8,1 millones son adultos en edad de trabajar, 4,3 millones son niños y 2,1 millones son pensionistas. Según la organización, la cifra global se mantiene en el 20% o más desde 1994-95.

Trussell Trust señala que en el año hasta marzo, su red de bancos de alimentos del Reino Unido distribuyó más de 2,1 millones de paquetes de alimentos de emergencia a personas en crisis. Esto supone un aumento del 14% en comparación con el año 2019-20. Los datos de la organización benéfica indican que hubo alrededor de 2,4 derivaciones de bancos de alimentos en el último año, en comparación con alrededor de 1,1 millones en 2014-15.

Los economistas de la City también han advertido de que, aunque la economía británica volvió a crecer en julio, sigue existiendo el riesgo de una recesión «superficial», ya que la crisis del coste de la vida afecta a los hogares y a las empresas.

En 2017, los documentos financieros filtrados, conocidos como los Paradise Papers, revelaron que el patrimonio del ducado de Carlos había invertido millones en empresas offshore, incluyendo un negocio registrado en las Bermudas dirigido por uno de sus mejores amigos.

En junio, The Sunday Times reveló que Carlos recibió personalmente tres lotes de dinero en efectivo, por un total de 3 millones de euros, de un controvertido político qatarí, el jeque Hamad bin Jassim bin Jaber Al Thani, ex primer ministro de la nación.

Cada pago se depositó en las cuentas del Fondo de Caridad del Príncipe de Gales, y no hay ninguna sugerencia de que los pagos fueran ilegales.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.